lunes, 18 de marzo de 2013

Encuentran un material más duro que el diamante: la cara de Luis Bárcenas

El extesorero demanda al PP por «despido improcedente» Con noticias como éstas, quién necesita Manda Güevos. Luis Bárcenas, o como lo conocían en su partido, el “billetes grandes, no consecutivos y sin marcar”, ha demandado al PP por “despido improcedente”. Sí amigos, Luis ‘el Cabrón’ tiene la cara más dura que la erección de un seminarista adolescente. El tipo de persona que primero te magrea y luego te demanda por acoso sexual, por tocarle la mano con el culo. La clase de hombre que se afeita con la espada de Conan y se repasa las patillas con las uñas de los pies de Lobezno. Bárcenas, el “Oye, ¿puedes pagar tú? Es que me he dejado la cartera en casa. Gracias por el bogavante”. Este tío no era tesorero, era tesorotorero. La noticia ha provocado una oleada de suicidios entre los cómicos del país. Miles de humoristas, poseídos por el síndrome de Stendhal ante lo que consideran el insuperable cénit del humor irónico, se han arrojado en masa por la ventana. Los Morancos están bien. Haciendo chistes de andaluces que gritan y tal. Por si fuera poco, la denuncia del extesorotorero contradice la versión oficial del PP. Según el propio ‘Luis el Pelazo’, estuvo trabajando para el partido hasta el pasado 31 de enero, fecha hasta la cuál percibía 21.300€ al mes, incluidas pagas extras (sí, ésas que al gobierno tanto le gusta cargarse). En cambio, Rajoy aseguró hace poco que “El Cara Adamantium” fue dado de baja hace años, y Cospedal (la Neocon I’d Like to Fuck) confirmó la trola añadiendo que lo que estaba cobrando era un «finiquito prorrateado». Claro, se lo traía el primer lunes de cada mes un duendecillo mágico montado sobre un Unicornio que cabalgaba sobre un arco iris desde el País del Tútranquiloquelosvotantessonimbéciles. Decía Mark Twain que un hombre con una gran idea es un loco hasta que la idea triunfa. La denuncia de Bárcenas parece una locura, pero también lo eran los donnetthes nevaditos y triunfaron. Qué puto asco, ¡¿cómo podéis comer esa aberración?! Fuente: eljueves.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes recientes

Siguiendome